Site icon Totalnews Agency España

Nueve detenidos por alquilar su identidad a inmigrantes ilegales y defraudar a la Seguridad Social

La Policía Nacional ha detenido en la provincia de Zaragoza a nueve personas a las que acusa de alquilar su identidad a inmigrantes ilegales y defraudar a la Seguridad Social. Los nueve son extranjeros que tienen regularizada su situación en España, con permiso de residencia y trabajo. Su identidad la prestaban a otros inmigrantes a cambio de dinero, a través de una red encargada de falsear identidades para que inmigrantes irregulares puedan obtener trabajo. La red era liderada por otro inmigrante que ya fue detenido el pasado mes de marzo. En aquella primera fase de la operación, las fuerzas de seguridad detuvieron a un total de 20 personas por delitos de falsedad documental y favorecimiento de la inmigración ilegal. Entre los detenidos figuraba el cabecilla de la red e inmigrantes irregulares a los que esa trama les facilitó trabajo en un matadero de la comarca oscense de La Litera haciéndolos pasar por extranjeros en situación legal en España. Fruto de aquellas primeras detenciones, ahora se ha procedido a detener a nueve inmigrantes legales que prestaron sus identidades. Según ha informado la Policía, el beneficio que obtenían era doble: por una parte, el dinero que cobraban por «alquilar» su documentación de identidad a otros compatriotas; y, por otra, como sus datos eran utilizados para dar de alta laboral a otros inmigrantes, las cotizaciones a la Seguridad y por desempleo iban a nombre de los que habían comercializado con sus documentos de identidad. Eso les permitía el acceso indebido a a futuras prestaciones por desempleo, subsidios y otras ayudas sociales. Estos nueve detenidos por alquilar su identidad están imputados por delitos de falsedad documental y favorecimiento de la inmigración ilegal. Además, las fuerzas de seguridad y la Inspección de Trabajo han extendido la investigación a otros mataderos aragoneses. En la provincia de Zaragoza se han detectado otros seis extranjeros en situación irregular que habían sido contratados tras engañar a los empresarios con documentación falsa que alquilaron a otros compatriotas. Los seis han quedado imputados por falsedad documental, delito castigado con penas de prisión de entre seis meses y tres años. Las mismas fuentes han explicado que, en varios casos, las contrataciones eran cursadas a través de empresas de trabajo temporal (ETT), que facilitaban a los mataderos a esos inmigrantes que se hacían pasar por otros compatriotas con situación legal en España. Los mataderos daban por buenos los datos y documentación aportadas por las ETT.
Fuente ABC

Exit mobile version